31/5/11

Resplandecerás!

Entonces los justos resplandecerán como el sol en el reino de su Padre. El que tiene oídos para oír, oiga. Mateo 13:43.

Cristian quería brillar. Como estrella en medio del cielo azul nocturno; como explosión del firmamento, en el despertar de la mañana. Brillar con luz propia. Ser aplaudido, aclamado, homenajeado.

En sus interminables noches de delirio, se soñaba andando por las calles; las multitudes corriendo detrás de él, en busca de un autógrafo. Se imagina­ba rodeado de chicas guapas, sonriendo para las cámaras, relumbrado por los flashes, agitando la mano para sus admiradores.

Y brilló. Su deslumbramiento fue corto; estrella fugaz. Se apagó, consumida por el tiempo. ¡Cuántas estrellas, como Cristian, brillaron en esta vida! Unas más, otras menos. Aplaudidas, aclamadas, casi idolatradas. El tiempo las apagó. Hoy solo quedan recuerdos.

¡Tiempo! ¡Oh, tiempo inexorable! Tiempo impiadoso, implacable, cruel. Nadie escapa de tus manos. Tu sombra avanza, atemorizante, sobre cual­quier mortal. Pero, el texto de hoy habla de un brillo que jamás acaba. Nada tiene que ver con aplausos, fama o dinero. Tiene que ver con vida y con justicia; tiene que ver con el Reino del Padre.

El Reino del Padre no es un reino material; no lo puedes ver ni tocar. Los sentidos no lo perciben; es necesario mirarlo con los ojos de la fe. Fe es creer, confiar, sacar el pie del barco y colocarlo en el agua.

Para brillar en el Reino del Padre, necesitas salir del materialismo que te rodea. Debes abrir tus alas y volar hacia la dimensión de los valores eternos. Está lejos de la carne; tiene que ver con el espíritu.

Pero ¿cómo hacer todo eso más fácil, más comprensible, más humano? Haz de Jesús el centro de tu experiencia diaria. Búscalo cada mañana, antes de correr detrás de tus sueños. No vayas solo persiguiendo el brillo; el brillo seduce, engaña y mata. Si no, pregúntale a la mariposa. Te responderá, con sus alas heridas, con su dolor y con su muerte.

Hoy es un nuevo día. ¡Brilla! No te intimides frente a las nubes oscuras que te rodean. No retrocedas, sino avanza, lucha, trabaja. Pero recuerda que, cuando esta vida acabe, solo “los justos resplandecerán como el sol en el reino de su Padre. El que tiene oídos para oír, oiga”.

Fuente Renuevo de Plenitud

3 comentarios:

  1. Hola Hermana Wanda Que Gusto Me Da Contar Con Tu Hermandad Que Jesus Guie Tus Pasos Donde Te Permita Ir . Es Un Placer Que Dios Dispone El Corazon De Cristianos Para Que Humildemente Se Alimenten De Su Palabra. Gracias Doy A Dios. Pido Padre Que Mantengas Esta Nueva Hermanadad En El Nombre Precioso De, Nuestro Rey JesuCristo. Toda Gloria Y Poder A Nuestro Amado Y Eterno Senor. Amen Y Amen

    ResponderEliminar
  2. Hola Hermana Wanda Que Dios Haga Resplandecer Su Luz En Ti Siempre. Un Escrito Digno Para Con El Senor. Lindo, Inspirador, Verdadero, Gracias. Que Jesus Siempre Guie Conforme A Su Voluntad Tu Vida En Todo Momento. Solo A Jesus Sea El Honor El Poder Que El Padre Puso Bajo Su Completa Potestad. Amen Y A men.

    ResponderEliminar
  3. Dios le bendiga, Gracias de todo corazon por acceder a nuestro Blog y que sea de bendicion a su vida. Estamos agradecidos de Dios por darnos esta gran oportunidad de llegar donde no podemos humanamente hacerlo pero mediante la tecnologia lo logramos gracias a Dios. Que Dios le bendiga de manera especial a usted y su familia y conteste sus peticiones.
    Gracias nuevamente
    Pastora Wanda Ginestre
    A la orden

    ResponderEliminar

Dios les Bendiga. Bienvenidos al Blog Casa de Oración Getsemaní

Enlace Noches de Impacto